In English   En Français   In Russian 

Jeshua habla sobre:mayo 2012

el siempre cambiante holograma

Bienamados:

Vamos a continuar hablando sobre los hologramas, he usado el concepto de holograma como otra manera de explicar vuestra realidad – con “r” minúscula –. Vuestra realidad es, como se dice en algunos de vuestros libros, una ilusión. No es real ya que no es algo fijo. Cambia.

Vuestra Realidad – con “R” mayúscula – es el espíritu de Cristo en vosotros, el  que os permite crear vuestro holograma, vuestra realidad – con “r” minúscula –. Es una manera de entender que cuando os encontráis en el holograma, con la nariz pegada al cristal de la ventana, no siempre sabéis  que lo que estáis viendo es sólo un holograma, una ilusión, una creación que vosotros estáis haciendo.

Para explicaros esto, os hablé hace algún tiempo de la importancia de convertiros en el Observador, de ser capaz de tomar una respiración profunda y mantenerse a una cierta distancia de lo que sea que esté sucediendo, mientras os preguntáis: “¿qué está ocurriendo realmente aquí?” y lo contempláis como lo haríais cuando veis una obra de teatro o una película en el cine; observando todo desde un lugar sin juicios, un lugar de neutralidad, desde el que simplemente miráis lo que sucede.

Al hacer esto, estáis ejercitando el entendimiento de vuestro Observador. De este modo, podéis ver el holograma que estáis  creando, no lo juzguéis, simplemente miradlo por lo que es: una experiencia.  Habéis tenido y vais a seguir teniendo muchas experiencias, sois ricos y continuamente añadís más y  más riquezas como resultado de todas las experiencias  que estáis viviendo dentro del holograma que está siempre cambiando.

Permitíos  varias veces al día, hacer una pausa y tomar una respiración profunda, incluso en medio de cualquier cosa que estéis haciendo o tengáis que hacer, y tratad de ver la experiencia desde el lugar del Observador, miradlo como una obra de teatro. Contemplad vuestras interacciones con los compañeros de trabajo, con los amigos, con los animales; contemplad estas interacciones por lo que son: experiencias, experiencias siempre cambiantes.

Digo siempre cambiantes, porque vosotros estáis cambiando todo el tiempo. Vuestras percepciones y la perspectiva desde la cual veis todo pueden cambiar por completo en un instante, lo cual os dará una nueva perspectiva. Añadid esta nueva percepción al holograma de la ilusión de la realidad, y esto hará que cambie vuestro sistema de creencias, a veces, a pasos agigantados, pero lo más común es que sea a pasitos pequeños, que poco a poco irán produciendo un cambio. El holograma está siempre cambiando.

Podéis  tomar cierta distancia, y empezar a daros cuenta de que todo lo que has ha llegado al holograma en la ilusión llamada realidad, es una bendición, tiene un propósito divino: llevaros al lugar donde vosotros lleguéis a entender que sois Vosotros mismos quienes lo estáis creando. Si no os gusta lo que estáis creando, lo podéis cambiar. Podéis simplemente pararos en medio de la corriente, en mitad del pensamiento y preguntaros: “¿cómo puedo ver esto de otra manera? ¿Qué está pasando realmente aquí? ¿Cuál es el propósito?”.

Nacisteis dentro de una cierta mentalidad, en medio de la consciencia colectiva. Vuestros padres, vuestra cultura, vuestros semejantes han moldeado vuestras creencias y, a veces, este molde lo habéis sentido como correcto y otras, como incorrecto, os habéis dado cuenta y habéis  logrado saliros de él y os habéis  dicho: “esto no resuena conmigo, lo que me han enseñado no siento que sea correcto, creo que la verdad es distinta”.

Así habéis ido realizando vuestros propios cambios en el holograma a medida que habéis  ido avanzando. El holograma no es algo estático, lo cambiáis en cada momento, continuamente estáis cambiando vuestra propia autoimagen sobre quién sois, qué sois y lo que podéis llegar a ser.

Ahora bien, cambiar el holograma parece ser un proceso gradual, pareciera que es un proceso lento, pero de nuevo os digo que esto es una creencia que se os ha dado: que todo tiene que ser un proceso. Verdaderamente podríais hacer un cambio en un solo instante. Tenéis varios testimonios de estas sanaciones instantáneas en vuestras Escrituras,  hay registradas en ellas varios casos de estas curaciones milagrosas que los discípulos y yo realizamos. Estos ejemplos os muestran que no todo tiene que ser un proceso lento, sino que el cambio puede ser algo instantáneo. En cuanto se cambia el sistema de creencias, cambia inmediatamente la energía.

Sois energía, creáis el cuerpo de una forma determinada, pero si al siguiente día queréis tener otro tipo de cuerpo, lo que os han enseñado ha sido que este cambio tiene que ser gradual. “Bien, si quiero perder peso quizás pueda lograrlo de aquí a 6 semanas si hago dieta”. “Si quiero tener un cuerpo más atlético, para poder correr más rápido, puedo hacerlo mediante un proceso de ejercitarme cada día y proponerme correr un kilómetro más o menos cada día”. Pero en verdad vuestro ser es instantáneo, y es sólo la creencia de que tiene que haber un proceso la que os mantiene alejados de poder realizar estos cambios inmediatos. Y  este es el motivo por el que os estoy dando estas sugerencias ahora y durante todos estos 2000 años, desde que me conocisteis como Jeshua – Yeshu’a, como me llamabais, mis queridos amigos.

Durante mi vida, cambié mi holograma. Supe que era posible hacerlo. Había veces en las que yo desaparecía de la vista de los otros y hacía esto porque sabía que podía cambiar mi realidad de modo en que ellos y yo ya no estuviéramos en un holograma compartido por más tiempo.

Sabía cómo expandir el holograma, y ese sentimiento de energía, esperanza, conocimiento – verdaderamente era un conocimiento – era contagioso. Por esta razón, había algunos entre la multitud, que se agarraban a mi túnica,  ya que habían captado lo que yo les estaba diciendo e instantáneamente se curaban físicamente – y muchas veces, mental y emocionalmente – porque entendían que el holograma en el que habían estado viviendo, podía cambiar, y que en verdad siempre estaba cambiando.

Cuando caminaba entre las multitudes – y si sois capaces de recibirlo, os diré que entre esa gente estabais vosotros, ahora habéis vuelto a encarnaros y me llamáis de otro modo – allí ya conocisteis el cambio. Visteis la posibilidad de que las cosas pudieran ser diferentes, llegasteis a daros cuenta de que no erais el cuerpo, y por eso estuvisteis dispuestos hasta a convertiros  en los así llamados mártires cristianos, aquellos que eran lanzados a las fosa de los leones.

No tenían que salvar el cuerpo porque sabían que no eran el cuerpo, sabían que el holograma no era real. Ahora bien, ¿sentían ellos dolor en el cuerpo a causa de los leones? Al principio sí, pero no hasta el punto que ellos lo hubieran sentido si hubieran estado dominados por el miedo, al no estar dominados por el miedo,  se mantuvieron fuertes en la convicción de que ellos eran los creadores de lo que estaban experimentando, y sabían que tenían el poder de cambiarlo y dejar atrás el cuerpo.

Muchos de vosotros fuisteis aquellos que captaron mi mensaje ese día y supisteis que no estabais controlados por las circunstancias externas ni por nadie que os quisiera convencer de que eran más poderosos que vosotros. Conocíais vuestro poder. Sabíais que venía de más allá de vuestro pequeño ego, sabíais que podíais cambiar vuestra ilusión porque habíais conectado con vuestra Realidad eterna, la divinidad dentro de vosotros.

Os sugiero pues, que juguéis con el holograma, que juguéis con lo que entendéis que es la vida que estáis experimentando justo ahora. Jugad con la posibilidad de hacer cambios en vuestra realidad presente, porque realmente tenéis ese poder. A veces, alguno de vosotros ha pensado que estaba atascado en una situación concreta y que otros tenían el poder, pero ahora os dais cuenta de que estáis aquí, seguís teniendo vuestra vivienda, habéis aprendido a vivir en el día a día, momento a momento, y a no preocuparos por las cosas sin importancia.

Habéis elegido que vuestro holograma rebose de felicidad y habéis decidido vivir en el Ahora – de todos modos es el único tiempo en el que se puede vivir – y que no os vais a preocupar por lo que os traiga el  mañana, ni tampoco vais a echar mano del pasado para juzgaros a vosotros o al prójimo por lo que fuera que hayáis experimentado. Vivís en el Ahora y este Ahora siempre está abierto al cambio, está abierto al lugar desde donde podéis decir “soy eterno”, porque lo sois, “soy íntegro, completo” porque lo sois, “siempre voy a estar bien cuidado” porque  así va a ser, “siempre conoceré el amor” porque sois amor, “siempre tendré amigos” porque vosotros sois un amigo para los demás y para vosotros mismos, “siempre conoceré la felicidad”, porque habéis elegido conocer la felicidad.

Se trata siempre de una elección libre, cada uno de vosotros puede elegir hundirse en lo más profundo y sufrir, pero eso no es nada divertido, o puede elegir tener siempre a mano un chiste, buscar en todo momento el lado luminoso de lo que sea que esté ocurriendo, y puede elegir conocer el propósito divino en todo lo que la vida presenta ante él.

Ahora mismo estáis cocreando el mundo, en estos momentos parece que está en medio del caos, y experimentando muchos cambios,  es la profecía que habéis hecho para este año – que habrá muchos cambios – así que vais a verlos y uno de éstos va a ser vuestro entendimiento de la realidad – con “r” minúscula – y vuestra conexión con la Realidad – con “R” mayúscula – que sois, que es eterna y expansiva, y que por siempre ha estado y estará más allá del propósito del tiempo, ya que el tiempo es algo que habéis creado vosotros, el tiempo en sí es algo que vosotros elegisteis.

Expandid vuestro holograma, sed el Observador, manteneos a cierta distancia, y primero de todo, echad una mirada a este hermoso holograma que tenéis justo en frente, podéis contemplar lo que estáis haciendo y daros cuenta de cómo estáis interactuando con todos los aspectos del holograma. Notad todas las emociones. Las emociones tienen color. Mientras observáis el holograma, podéis ver el color del miedo, el color del amor, el color de la valentía, el color de la amistad.

Podéis ver los diferentes colores, cómo se mezclan entre ellos. Observad cuáles son los que predominan a veces. Jugad con el pensamiento de que quizás, este holograma podría ser diferente, ved entonces como los colores y las emociones empiezan a cambiar.

Os han enseñado durante muchos años que la realidad es sólo real si se puede ver, tocar, saborear, oír, oler, etc., pero sois vosotros los que estáis poniendo los parámetros que ha de cumplir el  holograma y tenéis el poder de cambiar esos parámetros. Imaginad un holograma, vuestro holograma, sobre el suelo junto a vosotros. Podéis mirarlo desde el Observador y decir algo así “mirado de esta manera, me estoy preocupando sobre algo que realmente no existe”, y eso os da una nueva perspectiva, “pienso que existe, miro esos colores, ¡qué rojo tan fuerte!, realmente parece que estoy enfadado, anda, ahora ha cambiado a verde, porque ahora entiendo que era rabia, y además me doy cuenta de que esta rabia venía de otras vidas, y que no tiene nada que ver con el holograma presente, esto quiere decir que acabo de hacer las paces con esta rabia antigua, la he sanado”.

Jugad con ser el Observador, imaginad. Habéis construido esta realidad – con “r” minúscula – el regalo más maravilloso de la imaginación. Es divertido contemplar el holograma sobre el suelo mientras observáis los colores cambiando y ver cómo ciertas personas llegan y los colores que traen consigo.

Imaginad, sed el Observador-Niño que mira al holograma y luego dice “¡Yupi, puedo cambiarlo!, bien este es el año para el cambio, pensaba que esto significaba que iba a tratarse de cambios externos, que los demás iban a cambiar, que los asuntos del mundo iban a cambiar, lo que no sabía es que el verdadero significado de todo esto es que era yo quien iba a cambiar mi holograma, que era yo el que iba a entender que no estoy controlado por nada más allá que mi sistema de creencias, que soy yo el que está a cargo de mi holograma y que, por tanto, puedo cambiarlo, ¡Guau! realmente me estaba preocupando por el dinero, ahora me puedo reír, no hay ninguna necesidad de preocuparse por las monedas de oro, veo venir a amigos que traen consigo el  color verde, que vienen dispuestos a  apoyarme, Jeshua tiene razón, continuamente me asegura que siempre voy a ser cuidado”, y así va a ser siempre.

Siempre seréis cuidados, siempre tendréis ropa y vivienda, y todo va a mejorar “¡Qué maravilla! es un pensamiento estupendo, todo va a mejorar, esto que tengo yo ahora es muy bueno, es cierto que algunas veces, algunas cositas me gustaría cambiarlas, pero Jeshua dice que todo va a mejorar”. Sí, todo va a mejorar porque os vais a dar cuenta de vuestro poder, vais a entender que el holograma con el que habéis estado peleando, es sólo eso, un holograma. Es muy maleable, cambiable, se le puede dar forma, moldear como queráis.

Ahora bien, una de las cosas que vais a querer hacer además de tomar de vez en cuando una respiración profunda y ser el Observador, es tener cierta claridad acerca de lo que queréis en vuestro holograma, vais a sacar vuestra libreta de notas  y vais a escribir cómo os gustaría que fuera vuestro holograma, cómo queréis que sean los diferentes aspectos del holograma, sed muy específicos, porque os lo podéis permitir, y tomad vuestra agenda y anotad fechas, apuntad un tiempo para los cambios que queréis ver en vuestra vida. Vosotros sois dadores, sois seres amorosos que queréis dar, queréis lo mejor para todos, porque os hace sentir bien ver a otros sentirse bien, habéis  “aprendido” esto antes en otras vidas y en esta vida también lo habéis sentido así, sois el amor, vivís en el amor, queréis amar a los demás y sois libre de hacerlo.

Hemos hablado de esto previamente, los demás pueden estar o no estar en vuestro mismo nivel energético, pueden aceptar vuestro amor o no aceptarlo, pero eso no importa, vosotros podéis continuar amándoles, ellos no pueden impedir que vuestro amor fluya, no tenéis que estar siempre en su presencia para seguir amándoles, ellos no pueden impedirlo, se trata de vuestra propia elección, como ya os he dicho en otra ocasión, no tenéis  por qué estar en la misma habitación con ellos si os resulta incómodo, podéis  amarles desde una cierta distancia y, algunas veces, funciona mejor así.

El concepto del holograma es poderoso. Cuando uno empieza a entender que su realidad está justo en frente de él y puede observarla como si estuviera viendo un juego o una obra de teatro, en el instante en que uno sabe que es él quien está creando ese holograma, todo cambia, no puede ser de otro modo.

Lo habéis hecho muy bien hasta ahora viviendo en vuestra realidad, habéis enfrentado algunos retos, sí, pero también habéis salido victoriosos de muchos de estos retos. Podéis mirar en retrospectiva, y decir “sí, aquél fue un tiempo muy duro para mí, pero sabéis que os digo, fui capaz de atravesarlo, y aunque no era feliz cuando me pasó esto y aquello, pude superarlo, conseguí llegar al punto donde pude aceptarlo, quizás ahora todavía no soy feliz con aquello, pero puedo sentirme en paz con ello”.

Así que tenéis recuerdos de momentos en los que habéis sido exitosos, y os recomiendo de corazón, que traigáis estos momentos tan positivos a vuestra mente, y viváis en esa energía, recordaros a vosotros mismos todos los retos por donde habéis pasado, y en los que habéis salido triunfantes.

No os demoréis  en aquellos lugares donde habéis sido juzgados por otros o por vosotros mismos. Es más positivo que os recreéis en los sentimientos positivos, en los sentimientos de éxito, de conocer qué es el éxito, caminad con paso ligero, amando a todos los que lleguen a vuestra experiencia, a todos los que pasen por vuestra mente, ya sea que estén encarnados o no.

Cuando dejáis el cuerpo, no abandonáis la consciencia. Sois siempre aquello que siempre habéis sido: energía, energía divina, energía consciente. Siempre habéis sido energía consciente, pero algunas veces habéis llevado anteojeras y no lo habéis reconocido. Os han transmitido enseñanzas pasadas que han sido reforzadas por vuestros padres, vuestros antepasados y vuestros maestros, que os han enseñado que cuando dejéis el cuerpo o bien  vais a un sitio “idílico” donde uno se dedica a tocar el arpa o bien uno se va a criar malvas al cementerio.

Pero esto sólo es una enseñanza, existe otro holograma, otra creencia y muy pronto lo seres queridos dejarán atrás estas viejas enseñanzas, superaran esas creencias obsoletas, y ellos mismos os llamarán diciendo: “¡Ala, despierta!”.

Sois ahora todo lo que siempre habéis sido y todo lo que siempre seréis, porque sois energía divina ahora mismo, con el poder de cambiar y expandir el holograma en el que estáis viviendo, hasta el punto donde tenéis la certeza de que sois energía divina que está creando todo, momento a momento.

No tenéis  ni siquiera que tener cuerpo para llegar a este pensamiento, para conocer el sentimiento del éxito “¡Guau! ¿Quieres decir que siempre me estoy expandiendo? ¿Que no estoy atado a esta línea del tiempo, ahora mismo, a este cuerpo aquí presente, a esta experiencia?”.

No, no estáis atados a nada. Os estáis expandiendo continuamente, y cuando completéis vuestra experiencia con este cuerpo, vais a seguir creando experiencias para vosotros mismos. Podéis empezar ahora si queréis,  lo cual os sugiero que es importante que lo hagáis. Hacedlo mientras entendéis que sois vosotros quienes estáis creando el holograma y dándoos cuenta de lo poderosos que realmente sois. Mirad que poder tenéis que no estáis ni tan siquiera atados por el cuerpo, lo podéis dejar atrás y seguir creando. Vais a sentir que sois libres, pura energía en libertad.

El propósito de mi vida hace dos mil años, fue demostrar que no estaba atado al cuerpo. Me liberé del cuerpo de una manera de lo más tortuosa posible en apariencia, crucificado. Y lo hice de este modo con un propósito: quería mostraros que no somos el cuerpo. El cuerpo lo creáis y recreáis momento a momento a través del siempre cambiante holograma.

De esto es de lo que trata este año. No se trata de cambios en el mundo exterior, aunque va a haberlos, de eso no hay duda, porque vosotros estáis cambiando en vuestro interior, y va a haber revueltas durante algún tiempo porque habéis creído que este es el modo en que los cambios suceden, pero en realidad este no es el único modo en que se pueden dar los cambios que queréis.

El cambio puede venir fácilmente con una respiración profunda y una nueva creencia, con el conocimiento lleno de energía de “Yo Soy todo, todas las cosas, cada pensamiento; Yo Soy uno con la Divinidad.”

Siempre sois amados con un amor infinito y eterno. Siempre os amo. Siempre os estoy sugiriendo que podéis cambiar vuestro holograma, vuestra ilusión, vuestra realidad. Expandirla. Llevad dentro de ella la energía positiva del éxito, el conocimiento de lo poderosos y amados que realmente sois.

Que así sea.

- Jeshua ben Joseph (Jesús)
En expresión atraves de Judith

Mailing List

Please Click Here to join our mailing list and receive our monthly newsletter, The Expanding Viewpoint.

Previous Articles

The Human Jeshua: The Early Years
March 2014

The True Nature of Meditation
February 2014

Do You Know How Blessed You Are?
January 2014

Galactic Energy
December 2013

Your Robotic Self
November 2013

Questions Basic to Your Reality
October 2013

More

 

Latest Podcast

Jeshua speaks:
Beloved Elder; Mary Magdalene
March 2014

Listen to streaming audioPodcast RSS feed